” Uno, dos, algunos cuantos dilemas “

Una vez más, pretendería Louisa querer salir a ese bar de la pequeña comunidad, donde tomar una pinta se ve como una misa y no es casualidad frecuentar al chico que le corto el cabello y estuvo con Morney, la cajera del supermercado, situado a 5km de la estancia para ser más exacto.

Quizás quiera salir a despejarse, para sacarse de la cabeza todos esos pensamientos que no la dejan expresarse. Ella sabe que siempre tuvo que lidiar con el dilema de esa guerra continúa, que en su corazón habita.

Ni vos ni yo entendemos que es lo que la detiene a seguir con sus proyectos, con aquello por lo cual se le humedecio algunas cuantas veces sus redondos y pronunciados cachetes, un tanto rojizos por la exposición al sol, correspondiente a su bendita estación amada.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s